Ir al contenido

Desarrollamos soluciones para estimular el crecimiento
e inmunidad natural de las plantas

Plataforma Microbiológica

Basamos nuestra plataforma microbiológica en el desarrollo de consorcios de microorganismos como agentes de control biológico / estimulantes del crecimiento vegetal. Este tipo de microorganismos se aíslan de diferentes agroecosistemas con diferentes condiciones de estrés, como estrés hídrico o salino.

Consorcio de Microorganismos

Nuestro consorcio de microorganismos utiliza la bacteria Bacillus spp. que actúa como probiótico del suelo, mejorando el funcionamiento del microbioma.

Mecanismos de acción:

- Producción de sustancias que favorecen el crecimiento vegetal (solubilización y absorción de nutrientes).

- Producción de metabolitos con propiedades antifúngicas.

-Inducción del sistema de defensa vegetal.

-Colonización de la rizosfera: movilidad y formación de biopelículas y competencia con patógenos por los nutrientes.

A su vez, se potencia con los beneficios del hongo. Trichoderma spp. que es un agente de control biológico contra varios fitopatógenos. Se utiliza en aplicaciones foliares, tratamiento de semillas y suelos para el control de diversas enfermedades causadas por hongos.

Mecanismos de acción:

-Producción de sustancias estimulantes del crecimiento vegetal.

-Antibiosis: Producción de metabolitos con actividad antifúngica.

Micoparasitismo: Producción de enzimas hidrolíticas (quitinasas, glucanasas, proteasas) que destruyen las estructuras de los hongos patógenos.

Colonización del suelo y semilla rápidamente, evitando la entrada de patógenos a la planta;
Inducción del sistema inmunológico de las plantas. 

Plataforma Biotecnológica

Basamos nuestra plataforma biotecnológica en fitovacunas de tecnología EPP (Elicitor-Protección-Promoción) con más de 30 proteínas que inducen la respuesta del sistema inmunológico de las plantas. Disponemos de proteínas con actividad Bioinsecticida y Bionemiticida.

Factores que impulsan el uso de biomoléculas

Funcionamiento de las fitovacunas (elicitores):

Las fitovacunas son moléculas que alertan sobre la presencia del patógeno invasor cuando son reconocidas por la planta huésped. Cuando la planta reconoce temprano esta molécula, produce una rápida activación de sus mecanismos de defensa, que bloquean la infección, deteniendo el avance del patógeno.

El reconocimiento de la fitovacuna se realiza a través de receptores vegetales específicos, desencadenando la activación de procesos de crecimiento y reproducción y sistemas de defensa frente al estrés biótico y abiótico.

Algunos de los procesos que se identifican son la inducción de varios genes PR (proteínas de patogenicidad), acumulación de fitoalexinas, inducción de especies reactivas de oxígeno (EROs), reacción de hipersensibilidad (HR) y activación de genes implicados en el crecimiento vegetal. Cuando este compuesto se aplica a las plantas, estas reconocen la molécula elicitora a través de receptores específicos en la planta, lo que induce procesos enzimáticos naturales que provocan un mayor desarrollo (mayor biomasa), capacidad reproductiva (más flores y frutos) y mayores mecanismos de defensa naturales frente al estrés abiótico (plantas más sanas). 

Desarrollamos soluciones para estimular el crecimiento y la inmunidad natural de las plantas.

Plataforma Microbiológica

Basamos nuestra plataforma microbiológica en el desarrollo de consorcios de microorganismos como agentes de control biológico / estimulantes del crecimiento vegetal. Este tipo de microorganismos se aíslan de diferentes agroecosistemas con diferentes condiciones de estrés, como estrés hídrico o salino.

Consorcio de Microorganismos

Nuestro consorcio de microorganismos utiliza la bacteria Bacillus spp. que actúa como probiótico del suelo, mejorando el funcionamiento del microbioma.

Mecanismos de acción:

- Producción de sustancias que favorecen el crecimiento vegetal (solubilización y absorción de nutrientes).

- Producción de metabolitos con propiedades antifúngicas.

-Inducción del sistema de defensa vegetal.

-Colonización de la rizosfera: movilidad y formación de biopelículas y competencia con patógenos por los nutrientes.

A su vez, se potencia con los beneficios del hongo Trichoderma spp. que es un agente de control biológico contra varios fitopatógenos. Se utiliza en aplicaciones foliares, tratamiento de semillas y suelos para el control de diversas enfermedades causadas por hongos.

Mecanismos de acción:

-Producción de sustancias estimulantes del crecimiento vegetal.

-Antibiosis: Producción de metabolitos con actividad antifúngica.

Micoparasitismo: Producción de enzimas hidrolíticas (quitinasas, glucanasas, proteasas) que destruyen las estructuras de los hongos patógenos.

Colonización del suelo y semilla rápidamente, evitando la entrada de patógenos a la planta;
Inducción del sistema inmunológico de las plantas. 

Plataforma Biotecnológica

Basamos nuestra plataforma biotecnológica en fitovacunas de tecnología EPP (Elicitor-Protección-Promoción) con más de 30 proteínas que inducen la respuesta del sistema inmunológico de las plantas. Disponemos de proteínas con actividad Bioinsecticida y Bionemiticida.

Factores que impulsan el uso de biomoléculas

Funcionamiento de las fitovacunas (elicitores):

Las fitovacunas son moléculas que alertan sobre la presencia del patógeno invasor cuando son reconocidas por la planta huésped. Cuando la planta reconoce temprano esta molécula, produce una rápida activación de sus mecanismos de defensa, que bloquean la infección, deteniendo el avance del patógeno.

El reconocimiento de la fitovacuna se realiza a través de receptores vegetales específicos, desencadenando la activación de procesos de crecimiento y reproducción y sistemas de defensa frente al estrés biótico y abiótico.

Algunos de los procesos que se identifican son la inducción de varios genes PR (proteínas de patogenicidad), acumulación de fitoalexinas, inducción de especies reactivas de oxígeno (EROs), reacción de hipersensibilidad (HR) y activación de genes implicados en el crecimiento vegetal. Cuando este compuesto se aplica a las plantas, estas reconocen la molécula elicitora a través de receptores específicos en la planta, lo que induce procesos enzimáticos naturales que provocan un mayor desarrollo (mayor biomasa), capacidad reproductiva (más flores y frutos) y mayores mecanismos de defensa naturales frente al estrés abiótico (plantas más sanas).